Tan sólo hay que mirar debajo de la mesa

No sé qué duele más:
no ser y parecerlo,
o serlo de verdad.

Es un horror,
no paras de juzgar,
juzgar a ciencia cierta,
lo cierto es que soy yo.

Por teléfono es mucho peor,
vídeollamada,
vídeoenfadada.

Dos y cuatro hacen un montón,
ya ni te acuerdas,
ya ni te acuerdas.

Haces muy mal
en darme esperanza,
a ver, a ver,
qué puede ser.

Y cada día más que pasa todo da una vuelta más.
Y cada día más que pasa todo gira un giro más.

Tan sólo hay que mirar
debajo de la mesa,
a ver si hay migas de pan.

Cúantas cosas quedan por barrer,
ya ni te agachas,
y no te importa.

Es la verdad
lo que hay que aceptar,
tienes razón,
lo digo yo.

Y cada día más que pasa todo da una vuelta más.
Y cada día más que pasa está más lejos el final.
Y cada día más que pasa es un punto de inflexión.
Y cada día más que pasa tienes más y más razón.

Lo digo yo,
esta vez lo digo yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: