Deberías…

La lluvia parecía que acababa. Ellas abrazadas, cómplices en sus movimientos y tacto.

– ¿Y siempre fuiste así?

Casi siempre.

– Me gusta.

La rodeo con su brazos y el mundo se paro.

(nota: beso profundo )

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: